Barcelona Tribuna con Joan Josep Omella

Arzobispo de Barcelona

 

Presenta
Jaume Giró, Presidente de Barcelona Tribuna

Fecha y ubicación
08.06.2016 – 13:30
Hotel El Palace de Barcelona, Gran Via de les Corts Catalanes, 668.

Resumen de la conferencia

El Excelentísimo y Reverendísimo Monseñor Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona, pronunció la conferencia “Por una economía con valores al servicio de las personas”, en el marco del foro Barcelona Tribuna en el que apeló por una economía y, en general, una sociedad que posicione a ser humano en el centro de todas sus acciones.

Durante todo su parlamento, Juan José Omella se mostró muy inquieto por los aspectos sociales. En este sentido, el Arzobispo de Barcelona planteó la contradicción entre el hecho de que Barcelona sea una de las ciudades más valoradas por el mundo empresarial, una de las ciudades más atractivas para los emprendedores, motor de telecomunicaciones y nuevas tecnologías y, sin embargo, no sea capaz de afrontar lo que denominó “una emergencia del precariado”, en referencia a las condiciones laborales y de vida de muchos barceloneses.

Ante esta situación, Monseñor Omella animó a toda la audiencia a pensar cómo generar trabajo digno y nuevas oportunidades para los barceloneses. “Ser empresario o estar en la dirección de una empresa implica también trabajar para corregir la situación en la que nos encontramos, aunar fuerzas con los otros empresarios, con los políticos y con todo tipo de instituciones para ejercer una mejora en la sociedad”, afirmó Omella.

Desde esta perspectiva, el Arzobispo citó al papa Francisco y a su síntesis de concepción de empresa que resumió como “motor que desarrolle los sectores más débiles de las comunidades locales y de la sociedad civil” y del posicionamiento de “la persona en el centro de toda actividad económica, nunca el dinero, y a promover un uso social de éste”.

Además, el Arzobispo de Barcelona recordó que dignificando la vida de las personas que trabajan en las organizaciones empresariales, se dignifica también toda la familia y, por extensión, la sociedad en la que se desenvuelve.

Ya en el turno de preguntas, Monseñor Omella respondió varias preguntas relacionadas con la dificultad de alcanzar acuerdos políticos tanto a nivel estatal como autonómico y sobre el posible papel mediador que la Iglesia podría ejercer en esta situación. A este respecto, Omella respondió que la Iglesia está para “acompañar al pueblo en su camino de alegrías y pesares, pero no para posicionarse como partido político”. El arzobispo también fue preguntado acerca del papel de la iglesia en la sociedad actual y la falta de vocación entre los jóvenes, a lo que Juan José Omella respondió de manera positiva asegurando que cada día se sigue sorprendiendo con el número de jóvenes cristianos y practicantes que encuentra en Cataluña, aunque asumió que es necesario, por parte del arzobispado, saberse explicar mejor y llegar a todas las personas.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies